Fibra y ordenadores “semimodernos”

Fibra y ordenadores “semimodernos”

Desde hace relativamente poco tiempo las velocidades de acceso a internet en los operadores que nos ofrecen fibra han ido aumentando considerablemente. Hoy día no es disparatado encontrar ofertas de 50, 100, 200 o incluso 300 Mb y con ofertas lo suficientemente atractivas como para que consideremos contratarlas. Eso mismo me sucedió a mi hará unos meses, contraté una línea de 200 Mb, que juntando las líneas móviles y esto y lo otro, salió un precio que no podía dejar escapar (contratar 50 Mb me salía más caro).

La verdad que en el momento de la contratación no me paré a pensarlo mucho, buen precio, 200 megas … uff, como pasar de mi clio a un ferrari, he de aclarar que venía de una ADSL, y esto suponía pasarse por así decirlo a las ligas mayores. Contratado!!!  jaja, todo correcto en cuanto me lo colocan veo el router y observo dos tipos de wifi, que vienen indicadas como 2,4 Ghz también conocida por los estándares 802.11b/g/n y la wifi 5Ghz con el nuevo estándar 802.11ac.

Antes de seguir comentaré algo de estos estándares, será algo básico y muy por encima pero de tal forma que todos podáis entenderlo. La 2,4 tiene mayor alcance pero menor velocidad y dado que aparatos bluetooth, microondas y la de routers de otros vecinos que hay operando en esa banda podría haber saturación de canales y haber cortes, interferencias e incluso deficiencias en la señal. La 5 por el contrario está menos saturada, tiene menor alcance pero mejor aprovechamiento y mayor velocidad y tiene otra desventaja más, que si tienes equipos con una cierta edad, sin llegar a ser viejos, como mi portátil, que actualicé desde windows 7 al 10 y sigue funcionando de maravilla sin plantearme cambiarlo no es compatible con la wifi 5Ghz. Tampoco lo es un android TV que compré recientemente (anterior a contratar la fibra) pero con menos de un año y si lo es mi móvil.

A donde quería ir y que ya metí por medio en el párrafo anterior, que he instalado un ferrari en casa, siguiendo con la comparación de antes, pero no tengo una pista donde pisarle a fondo, así que en términos reales sigo casi casi moviéndome a velocidades del clio … jejeje Esto si usamos la wifi, claro está. Si lo enchufo por cable con una tarjeta gigabit alcanza todo el potencial y da realmente los 200 Mb, no sucede así si utilizo una LAN de 100 megas, que de nuevo estaría por debajo de la velocidad máxima que podría alcanzar. Pero LAN gigabit ya si es más común.

Si es cierto que en cuanto a velocidades de subida, como no tengo conexión simétrica y es bastante inferior si obtengo resultados reales, y no olvidemos que una conexión wifi n, la de 2.4 Ghz nos puede alcanzar hasta 150 Mb y siempre dependerá de cuantas cosas tenga conectadas al mismo tiempo.

Concluyendo, que en mi caso no me importa ya que la opción de esta velocidad salía debido a una promoción muy bien de precio, pero mis equipos no están a la altura de esas velocidades. Si estás mirando contratar alguna línea con estas velocidades sopeses todos los puntos y que compruebes la compatibilidad de los equipos si quieres sacarle el máximo a la velocidad que contratas, vigiles las distancias desde donde trabajarás y donde instalarás el router ya que el 5 Ghz tiene menos alcance y muros y techos bajan bastante la cobertura.

Y si te ha pasado como a mi y ya has adquirido una permanencia, siempre hay opciones. Puedes resignarte, quedarte la buena oferta y con el equipo que tienes, sabes que vas a tope, que no te dejas nada atrás o actualizar el equipo. Por suerte hay dispositivos wifi USB que podemos agregar a cualquier ordenador y disfrutar del ferrari.

Ya para finalizar, algunos ejemplos de estos adaptadores

 

La informática no es difícil, difícil es…

La informática no es difícil, difícil es…

Una nueva entrada del escritor Manuel Guisande, que sigue a esta y esta otra que nos cedió recientemente.

La informática no es difícil, difícil es…

¿Hay algo más complicado que conocer los entresijos de la informática, eso de jr@_hju0001111%-80%@00000%002 y no me digas cómo se transforma en una palabreja, en un mensaje?. Pues lo hay, ¡¡¡cómo no lo va a haber, si siempre hay algo que lo supera todo!!!.

Yo pensaba que más complejo que eso de la informática podría ser pues la fórmula matemática sobre los agujeros negros, una teoría sobre la física cuántica o de la fusión nuclear… yo que sé; pues no, más complejo que eso, que el agujero negro, que la física cuántica, que la fusión nuclear y que  la informática es el cerebro de ese tipo que tienes ahí al lado.

Sí, ese, el compañero de trabajo que todos tenemos que cuando hay un problema en tu ordenador se empeña en solucionarlo cuando hasta hace poco lo más que sabía era encender una linterna y apagar las velas…  ¿¡¡¡cómo no van a expirar las páginas webs con tipos así!!! ?; no es que expiren, se suicidan, porque mira que no hay opciones en un ordenador… ¿ 4.788.836, quizás 70 millones o incluso jr@_hju0001111%-80%@00000%002 ?.

Pues ya ves, va el tío y, ¡¡hala!!, a ver si por suerte entre 13.000 millones de fórmulas la encuentra, así, de casualidad, como si fuera lo más normal, entrando aquí, allá, volviendo al principio, con  300 reiniciar y un enciende y apaga para variar. Y mientras lo intenta sin tener pajolera idea, pero que hace como si supiera, dice: «Si le doy aquí… », y nada; «pero a lo mejor así… », tampoco; «Ah, ya sé… ». Y te lo juro que yo cuando doy con un tipo así, miro el teclado, lo miro y lo remiro y es observar la tecla del 3, justo esa, la del 3, donde está la almohadilla, y eso, me duermo.

 

Los listillos y la protección de datos

Los listillos y la protección de datos

Siguiendo con la serie de artículos que comparte el escritor Manuel Guisande en este blog, os traigo otro que nos ha cedido.

Los listillos y la protección de datos

Pero vamos a ver hombre de dios, para qué tanto lío de protección de datos. ¿Ahora que lo saben todo?, ¿ahora que todos hemos puesto de forma tan primitiva nuestro índice manchado de tinta sobre un papel para el carné de identidad? ¿Ahora que recibo en el buzón tropecientasmil cartas y que ya sé cuales son las que tengo que tirar? Venga hombre…

A mi esto de la protección de datos, mientras no me despierten de la siesta, como si quieren saber el color que eran mis patucos cuando era pequeño o si el sonajero tenía una o dos bolitas en su interior… lo-que-quie-ran.

Ahora, especialmente en vacciones, te llaman por teléfono, te cuentan no sé qué historia de que ha salido al mercado la pera limonera y tras acabar con tu cerebro, con un carrete que flipas añaden: «Y le informo que según la ley en vigor de protección de datos, si desea… » Pero vamos a ver listillo más que listillo, que uno es lelo pero lo justo; o sea, me llama un tipo que no tenía por qué llamarme porque no me conoce de nada, pero absolutamente de nada, que ha cogido mi teléfono casi seguro que de forma ilegal y tras quererme vender casi un submarino nuclear para Reyes… me dice que la protección de datos… que según la ley… venga neniño… vai tomar vento.

A mí lo de la protección de datos me importa un bledo; es más, prefiero que no hagan nada, que conozco mi país, y a ver si tocan en un ordenador un botón donde está la ley esa de marras y mi nombre, y en vez de protegerme termine, pues yo que sé, siendo llamado a filas porque figuro que soy cabo furriel y me pillan de remplazo para Afganistan.

Y ya me veo yo demostrando que no, que libré de la mili por excedente de cupo; y ellos que sí, que el 4 de enero del 2011 envié un correo electrónico parar la protección de datos y que figuro que soy cabo furriel, que tienen un papel delante y que pone: «Manuel Guisande, cabo furriel». Y ya le puedes decir que no, que libraste en el 77, que tienes más de 50 tacos y que malo sería que con más de 50 aún fueras cabo furriel y que… pero como en el condenado papel figura «Manuel Guisande, cabo furriel»… pues de ahí a un Consejo de Guerra como no te presentes…

De verdad, yo tal como funciona este tinglado de país prefiero que me conozca todo dios y que sepan: 1. Que hagan lo que quieran 2. Que sigan haciendo lo que quieran y 3. Que no me despierten. Pero eso sí, por Santiago Apóstol, que con mi nombre no toquen ningún fichero no sea que la vayan a armar, que los conozco, que se empieza por un «que raro porque… » e igual termino en Guinea Ecuatorial haciendo una imaginaria porque «como en el informe pone que usted es cabo furriel… ». ¿Protección de datos? Ni hablar, que lo sepan todo, absolutamente todo, como que ayer, por ejemplo, perdí al mus, no por nada, por si les vale para algo, pero tocar mi nombre en un ordenador… ni de coña.

DNI electrónico VS certificado FNMT

DNI electrónico VS certificado FNMT

Qué es

Hoy vamos a ver para que sirven tanto el DNIe como el certificado de la FNMT (Fábrica Nacional de Moneda y Timbre). Mediante ambos podremos identificarnos y realizar trámites de forma segura a través de Internet, podremos identificarnos como si lo hicíesemos en la ventanilla de un organismo presentando el carnet de identidad.

Para que los usamos

Con el avance de las tecnologías, calidad de cifrado y encriptación es seguro hacer comunicaciones electrónicas con las administraciones públicas, desde presentar la Renta por internet, consultar datos fiscales, cambio de datos de domicilio, si eres empresa o autónomo presentar impuestos …. Estos son algunos ejemplos de lo que se puede hacer en hacienda. Pero no se queda ahí, en la seguridad social se pueden realizar trámites, consultar la vida laboral … En la web de tráfico ….

A veces presentar y realizar estos trámites desde la comodidad de casa, sin colas de espera y desplazamientos puede ser ventajoso, rápido y cómodo.

Donde lo conseguimos

El DNIe al renovarlo debemos indicar que queremos que nos activen el chip que traen, esto instala un certificado digital en nuestro documento que nos identificará ante las administraciones. Tiene un PIN, que por motivos obvios no debe dársele a nadie, ya que si nos roban el DNI, podrían suplantarnos electrónicamente. Si en su momento no activamos esta opción, cabe la posibilidad de hacerlo a posteriori dirigiéndose a la Policía Nacional.

El certificado digital de la FNMT lo podemos conseguir en su web. Primeramente realizamos la solicitud, rellenando los datos que nos solicitan, luego nos enviarán un mail con un código. Con ese código debemos identificarnos en una administración, normalmente una de hacienda, luego de eso nos avisarán cuando hayan comprobado los datos que ya podemos descargarlo (recomiendo usar firefox). Importante, descargarlo desde el mismo ordenador y navegador que donde hemos hecho la solicitud. Luego de ser descargado (se instala en el navegador) debemos hacer una copia del certificado y ponerle una clave que solo nosotros conozcamos, así evitamos mal uso por parte de terceros. Y nunca, nunca, pero jamás de los jamases usarlo en ordenadores públicos o que no sean de confianza, lo mismo que el DNIe.

¿Cuál es mejor?

Ambos ofrecen seguridad para realizar transacciones de forma segura, sirva la redundancia. El DNIe necesita de un lector de tarjetas especial que debemos instalar en nuestro ordenador y cierto software que está disponible en la página de la Policía Nacional, así que si no disponemos de esto deberíamos comprarlo o no nos serviría de nada. El certificado de la FNMT por su contra es todo software, no es necesario ningún hardware especializado, podemos llevarlo en un pendrive (siempre con contraseña) e instalarlo en otro PC de casa o del trabajo y trabajar desde diferentes lugares. Tiene menos duración (caduca antes) pero podemos renovarlo si lo tenemos vigente, sin necesidad de volver a una oficina de hacienda a identificarnos.

Si hay alguna duda no dudéis en escribir un comentario e intentaré aclararla.

Para navegar por Internet es esencial…

Para navegar por Internet es esencial…

Hoy abrimos una sección y series de artículos no tan técnicos, sino que irán más destinados al entretenimiento, al humor y a vivencias en este mundo digital. Para comenzar traemos unos artículos desde otro blog que nos ha ofrecido el escritor Manuel Guisande.

Podéis visitarlo clicando su banner, os prometo ratos de risas y entretenimiento.

Para navegar por Internet es esencial…

Para aprender cómo funciona Internet, pero de forma perfecta, es fundamental una cosa, pero fundamental; vamos que sin eso no puede ser: que el ordenador no sea tuyo. Como sea tuyo la fastidiaste, seguro, pero fijo, y te quedarás frustrado en medio de un mundo fascinante; pero si el aparatejo de marras es del Ayuntamiento o la Diputación y lo utilizas en una biblioteca o vas a un Ciber, por ejemplo… bueno, aprendes que alucinas y te adentras en el mismísimo futuro, en la cuarta dimensión, en los agujeros negros del saber con una valentía, con una alegría y una ignorancia internáutica …

«Está seguro que quiere… la web puede contener… ». Tú lees eso en la pantalla de un ordenata de cualquier institución y hasta te entra la risa. «¿Qué si estoy seguro?, bo», y te repites: «¿Pero que si yo estoy seguro Mr. Google, yo, Alberto Peláez?», anda, segurísimo, te creces, pinchas con el ratón y ¡¡ hala !!, hacia el más allá informático, hacia otra dimensión del conocimiento y a descubrir cosas increíbles. Sí, increíbles; lo mismo puedes llegar a una página que hablan de la posibilidad de viajar un día dentro de microorganismos por las entrañas de la tierra o una de Japón en la que se abren y abren a su vez páginas y más páginas como si estuvieran repartiendo cartas de póquer, y no es que navegues, es que vuelas.

Pero claro, esto si el ordenador no es tuyo, que hasta si te pones puedes escribir con los pies y poner los acentos con el codo; porque como sea tuyo, eso de navegar…. nada, y volar… ni un aleteo, chaval, ni uno.

Y fíjate lo que son las cosas, cómo cambia todo, porque si es tuyo y te dice lo mismo: «Está seguro que quiere… la web puede contener… », ya casi te da un sobresalto; lo de contener lo que contienes es la respiración y al ratón lo acaricias porque no vaya a ser que el animalejo adquiera vida propia y acceda él solito al sito y lo escaralle todo. Y hasta tal punto te afecta el pasmo coronario que si hay alguien a tu lado le preguntas nervioso cómo diablos puedes salir del lío en el que te metiste y hasta mentalmente ves entrando al técnico en casa llevando la CPU o PCU, o como le llamen al cacharro ese, y a lo mejor termina destrozándotelo y te cobra un pastón por algo que nunca sabrás que hizo, ni él, claro.

Sinceramente; esto de la informática, de la Red y de los ordenadores, que yo lo mezclo todo como si fuera un pisto, realmente es un placer, un entretenimiento; bueno, la repera. Y si será la repera que yo pincho y pincho y repincho y hasta he descubierto que Internet tiene vida propia; de verdad, como si fuera algo humano, un ser terrenal, un ser vivo, con sensibilidad, con sentimientos, con alma y hasta con creencias religiosas, o por lo menos eso percibo en mi ordenador porque a veces me dice: «La página expiró», y de verdad que cuando leo eso de «expiró»… es que me da unas ganas de hacer un entierro; no sé, de rezar o poner una flor en la pantalla…

 

Permisos en las aplicaciones móviles y los datos personales que regalamos a cualquier postor

Permisos en las aplicaciones móviles y los datos personales que regalamos a cualquier postor

Hoy en día prácticamente todo el mundo tiene un smartphone y descarga aplicaciones para complementar el móvil, ya sean herramientas y utilidades o juegos.

Lo que muchos usuarios no miran a la hora de descargar una aplicación son los permisos solicitados por ésta. En muchas ocasiones son totalmente necesarios para el correcto funcionamiento de ella, como por ejemplo google maps necesita saber nuestra ubicación si le pedimos que nos indique como llegar desde el punto que nos encontramos a otro. O aplicaciones como Whatsapp necesita acceder a nuestra agenda de contactos ya que si no, no nos podría mostrar la lista para intercambiar mensajes con nuestros amigos y familiares.

 

Pero en otros muchos casos nos piden cosas desproporcionadas.

Por ejemplo una calculadora, no nos deberia pedir ningún tipo de permisos, un juego sencillo, como el tetris, tampoco debería solicitarnos permisos..

El caso más fuerte que he leido es el de las aplicaciones de lintera. Un informe realizado por una compañia dedicada a la privacidad de teléfonos móviles llamada SnoopWall nos muestra una relación de las aplicaciones de linterna y todos los permisos que nos solicitan. Cuando una linterna solo necesita acceder al flash de la cámara del teléfono para su correcto funcionamiento.

Aqui la relación de permisos solicitados por cada una, que como podemos observar son desproporcionados para lo que debe hacer la aplicación, que es solo iluminar en la oscuridad, pero parece que somos nosotros quien la iluminamos:

Este informe ya tiene unos años, pero las cosas no han cambiado mucho, si quereis leer el informe pinchad aqui.

Y viendo esto, uno se pregunta, ¿para que necesita una aplicación de linterna acceder a la wifi?, ¿o a mis contactos?, ¿o a mi ubicación?, ¿A todos mis datos, número de teléfono, fotos, videos, archivos, mensajes, llamadas..?, ¿Qué va a hacer con toda esa información que recopile? Pues no lo sabemos, no sabemos que hará con eso, cual será su destino, ni con que fines, estamos exponiendonos y aceptandolo alegremente.

Esto no pasa sólo con las aplicaciones de linterna, pasa con muchas de las apliciones que nos descargamos de forma gratuita pensando que son un chollo, cuando en realidad estamos “poniendo en bragas” toda nuestra privacidad y aceptando que cada una de esas aplicaciones pueda tener acceso a todo nuestro contenido, es como dejar la llave de casa puesta por fuera y que cualquiera entre a coger lo que le apetezca mientras estamos tirados en el sofá viendo pasivamente y tranquilos como acceden a todas nuestras cosas y nuestra vida privada.

Hay formas de controlar esos permisos que se conceden a cada aplicación, para empezar usar el sentido común a la hora de descargar algo que pide mucho mas de lo que necesita, a veces es mejor pararse a pensar si realmente merece la pena regalar toda la información por lo que nos ofrece esa aplicación y si ya lo tenemos descargado o nos es completamente necesaria tenerla podemos gestionar el acceso a cada cosa, aunque puede que algunas aplicaciones si se les cambian ciertos permisos no nos puedan ofrecer todo lo que deberían, como dije más arriba el caso de google maps con la ubicación, pero para eso debemos usar el sentido común.

Si deseais ver los permisos que tiene cada una debeis ir en vuestro teléfono a Ajustes->Administrador de aplicaciones->Pinchad en cada aplicación y a ->Permisos, ahi mismo os dirá los permisos que tiene y podreis modificarlos.

No se si alguna vez os habeis parado a pensar en el tema o solo aceptais todo lo que os piden sin pensar en lo que realmente les estais concediendo. Desde aqui os animo a replantearos si merece la pena dejar ese gran descubierto en vuestra privacidad por lo que os ofrece cada una de esas aplicaciones.

¿Que pensais vosotros sobre el tema?

 

Advertisment ad adsense adlogger